Inicio » Finanzas Personales » Cómo salir del buró de crédito
Finanzas Personales

Cómo salir del buró de crédito

El buró de crédito es esa temida institución en la que la muchos creen que por el simple hecho de aparecer ahí, supone una pesadilla financiera de la cual resulta complicado, o incluso imposible salir. Sin embargo, esto no es así, y es que el buró de crédito podemos describirlo como una base de datos en la que se almacena la información crediticia de todas las personas que han optado por un préstamo personal, automotriz y/o cuentan con una tarjeta de crédito, etc. Esto quiere decir por tanto que, incluso si una persona lleva sus finanzas al día y cubre sus pagos como es debido, también aparecerá en el buró de crédito.

Cuando hablamos de esta institución debemos tener en cuenta que su propósito es el de mostrar a las entidades financieras cómo los acreedores de un crédito se comportan a la hora de realizar sus pagos. Aquellos que cumples con los tiempos de pago aparecerán dentro de la base de datos con buenas notas y por tanto, tendrás más probabilidades de obtener un nuevo crédito cuando así lo requieran. Por otra parte, las personas que no cumplen con sus pagos a tiempo o ya de plano, llevan varios meses sin pagar sus adeudos tendrán menos probabilidades para conseguir un préstamo nuevo.

.

Salir del buró de crédito no es realidad la meta que debemos seguir cuando hayamos tenido problemas recientes para pagar algún adeudo, lo correcto sería buscar soluciones para mejorar nuestras notas y así ser acreedores a un nuevo crédito. Eso sí, hay que tener en cuenta que nadie puede entrar al sitio para eliminar los malos registros y así empezar a estructurar un nuevo historial desde cero, por lo que a medida que sea posible, esta “solución” no es más que una estafa que algunos aprovechan para hacerse con algunos billetes extra, producto de la ignorancia de la gente.

¿En cuánto tiempo puedo salir del buró de crédito?

Según las leyes mexicanas actuales, borrar los registros por falta de pago, únicamente puede hacerse por las instituciones financieras y para que este proceso se lleve a cabo se requiere de entre 1 y 6 años, dependiendo del monto total adeudado. Sin embargo, esto no quiere decir que los deudores deben evadir su responsabilidad para liquidar las cuentas, ya que esto, a la larga, puede generar los suficientes intereses como para enviar las deudas al jurídico y tener que enfrentarse a problemas legales.

Las deudas pequeñas, es decir aquellas que no excedan los 25 UDIS, equivalentes a 113 pesos, son eliminadas luego de un año de dejar de realizar los pagos correspondientes. Adeudos que se ubican entre los los 25 UDIS y 500 UDIS (no más de 2,600 pesos) son retirados luego de dos años. Deudas que se ubican entre los 500 y 1000 UDIS (4,520 pesos) desaparecen después luego de 4 años y, finalmente, los montos rebasan los 1000 UDIS (4,521 pesos) pueden llegar a desaparecer hasta después de los 6 años.

No obstante, todas esas deudas solamente son eliminadas en caso de que no estén en proceso judicial, ni tampoco se haya demostrado que se utilizaron para cometer fraudes.

.

¿Cómo puedo mejorar mi historial en el buró de crédito?

Salir del buró de crédito es una expresión que se utiliza indiscriminadamente sin tener en cuenta que esta no es la solución más adecuada, especialmente cuando se busca obtener un nuevo crédito. Lo ideal entonces sería mejorar las notas que aparecen en la base de datos para que de esta manera, las instituciones financieras puedan empezar a confiar nuevamente en quien ha tenido un retraso en sus pagos con anterioridad.

¿Cómo lograr esto? Claramente, lo primero que hay que tener en cuenta es que esperar a los 6 años (como máximo) para que ya no haya registro de esa deuda no es lo más ideal. De hecho, lo más recomendables es acudir a la institución otorgante del crédito para cubrir la deuda.

En algunas ocasiones, debido a los intereses moratorios, puede resultar sumamente complicado cubrir este requerimiento, aunque la buena noticia es que generalmente, las instituciones siempre están dispuestas a llegar a convenios para reestructurar las deudas, de manera que el cliente se pueda poner al corriente paulatinamente y así ir mejorando las notas dentro del buró de crédito.

Lo que nunca es recomendable es solicitar las denominadas “quitas”, ya que esto supone un quebranto para las políticas de la institución prestamista, además de que igual se arroja el “incumplimiento de pago” dentro del reporte del buró de crédito. A pesar de que esto es ideal para librarse de un adeudo, sí que afectará al momento de solicitar un nuevo préstamo.

.

Añadir un comentario

Click here to post a comment